domingo, 10 de abril de 2011

Hagamos el amor

Hagamos el amor, me dijiste un día. Y yo te creí literalmente: te envié flores, escuché tus confesiones, adorné mi soledad con tu presencia y acompañé tus paseos con mis bromas y una dulzura insospechada que se presentaba por sorpresa en los momentos más oportunos. Pero nunca me besaste.

[Relato publicado ayer en La Esfera Cultural ]

1 comentario: