domingo, 17 de abril de 2011

Lluvia fina

Días de lloviznas imparables,
ocasos ausentes,
miradas huidizas.

Entre tú y yo
el espacio de una sílaba entrecortada,
la falta de aire para crear sonidos,
el recorrido de una mirada aletargada.

La ausencia de finales felices,
la falta de experiencia,
la falta de audacia
y un exceso de inocencia.

Pasan las nubes,
pasan las lluvias,
hasta el sol ardiente
se escapa de mi alma.

Ya no lloverá más
en esta habitación postergada.
Dejaré mis ojos en el umbral
y saldré a caminar sin espada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario