sábado, 16 de abril de 2011

Sorpresa

Así ocurren las cosas, de repente. Un día te levantas y todo sigue igual, excepto que, sin previo aviso, ya no reconoces los labios que te besan y sientes frío y fastidio. Miras a tu pareja y es la misma que en los últimos años, pero sin embargo descubriste algo -¿esa mirada severa que antes no estaba?, ¿ese gesto grosero que nunca registraste?- que te hace pensar que es un completo desconocido. Y, lo que es peor, un completo desconocido con el que no te sentarías ni a tomar un café.

3 comentarios:

  1. Creo que haces una descripción bastante exacta de muchas parejas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente. Seríamos más feclices si fuéramos más honestas con nosotras mismas y tuviéramos el valor de decir "Basta" cuando ya todo se ha acabado.

    ResponderEliminar
  3. Alguna vez senti esa sensacion....y a partir de alli decidi no sentirla mas.....no se lo que queria ...pero si sé que "eso"...esa sensacion no la queria mas en mi vida.....y lo logre!

    ResponderEliminar