martes, 12 de abril de 2011

Un roto para un descosido

Supe que había sido ella en cuanto vi el marco vacío. Mi ex no soportaba que yo aún la amara. Después de forzar la puerta de mi casa por cuarta vez y destrozar algún que otro mueble, se llevó la última foto que guardaba de ella: la que le hice furtivamente hace un par de días cuando salía de su casa.

2 comentarios:

  1. Me crea desasosiego, es como oír a un acosador. ¡Uff!


    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante lo que dices. No había llegado a salir del personaje para verlo desde fuera.

    ResponderEliminar